logo Bonfanti¬Gris ROE  
home
   
ingles
linea
linea
linea
linea
linea
linea
linea
linea
banner
  Volver al listado de noticias
Filoosmosofía

Noticia publicada el 21-12-2011

_____________________________

Los seres humanos podemos ser filoosmosóficos (amantes del mundo de los olores), filoaudiosóficos (amantes del mundo del sonido), filohaptosóficos(amantes del gusto), filoopticosóficos (amantes de lo visual) o filotactosóficos(amantes de las percepciones táctiles). Estas características no son excluyentes, así que podemos vivirlas separadamente o todas a la vez.

Einstein decía: «Qué conocimiento puede adquirir el pensamiento si se independiza de lo que le informan los sentidos ». El conocimiento se lleva a cabo por los sentidos, y es por ello que podemos decir que los seres humanos somos senso…operarios, senso…ingenieros, senso…filósofos, senso…jueces, senso…policías, senso…médicos, senso… etc.¿Cómo es un organismo «senso»?. El ser humano, como organismo «senso», y desde una visión muy amplia, está formado por un marco base en el que encontramos: cuatro niveles y ocho escalones.Los cuatro niveles son: cuerpomenteespíritu y entorno (espacio-tiempo). El cuerpo es la base material, el soporte sobre el que se aguanta la mente y esta a su vez es el fundamento del espíritu del ser humano (no confundir con entes espirituales, ni con la religión).

Los ocho eslabones son: primero el que nos conduce a formarnos en una dirección sexual (estructuración de nuestro sexo: macho o hembra). Le siguen tres eslabones que construyen un cerebro muy primitivo (altamente instintivo): elcerebro reptil destinado a la supervivencia básica (defensa-ataque, hambre-saciedad, actividad-descanso, celo-apareamiento, huida, etc.), continuando con el añadido de un cerebro un poco más moderno, el cerebro mamífero (altamente sentimental) en el se forman sensaciones que van más allá de los actos reflejos y las emociones, para por último, alcanzar el cerebro humano (altamente cognitivo) donde se desarrolla la razón. Los dos siguientes eslabones nos constituyen en la forma diferencial del ser humano hombre y ser humano mujer. Cuando llegamos a los eslabones sexto y séptimo, estamos en el terreno delcerebro derecho y del cerebro izquierdo (cada uno de ellos procesa distintos tipos de información a la vez que tiene distintas formas de procesar la información que recibe), que pueden ser observadas entre otros, en los sexos (cerebro dominante derecho en las mujeres, cerebro dominante izquierdo en los hombres) y en los diestros y en los zurdos. Por último el octavo eslabón es el entorno de la persona.

Una vez obtenido el marco base que hemos descrito, necesitamos mantenerlo, es decir necesitamos construir el «yo» personal e irrepetible que somos. Cada «yo», a su vez se dirige hacia una forma de ser, hacia un «soy», ese «soy» de cada persona humana, de cada uno de nosotros está compuesto por un cuerpo, donde reside el cerebro y el resto de órganos, una mente y un espíritu; dicho «soy» se halla en medio de un «no yo» que le rodea y que habitualmente es la familia y la sociedad.

Dentro de lo que cada persona es, existe lo que se entiende que tenemos cada uno de nosotros y que denominamos «mi vida» o estado autónomo dinámico personal que está delimitado por un medio interno (fisiología corporal) y por un medio externo (entorno). Los seres humanos nos hallamos viviendo entre un medio externo que es el entorno que lo envuelve y un medio interno o interior que le otorga una estructura básica.

La experiencia constante que día a día vamos acumulando como humanos se almacena en el cajón de la memoria de nuestro sistema nervioso 
central (sistema límbico del cerebro).

Este conjunto de estructuras, que permiten que el ser vivo que somos pueda captar los estímulos tanto externos como internos, se llaman sentidos, y es por medio de ellos y gracias a los sensores de que disponen, que convierten el estímulo en información capaz de alcanzar las áreas cerebrales pertinentes. Hasta tal punto es así, que si no hay estímulo o/y sensor no hay información.

La información que los sentidos nos aportan va construyendo nuestra cognición que se almacena en dos sistemas distintos: un pequeño sistema llamado conocimiento consciente, y un gran sistema, donde va la mayor parte de la información que es el conocimiento inconsciente. Todo ello supervisado por los mecanismos de la memoria.

 

Conocimiento y olfato: cómo el ser humano obtiene información por la vía olfativa

El olfato forma parte del sabor, de tal manera que podemos decir que el sabor es la combinación del gusto y del olfato. A su vez cada uno de ellos (olfato y gusto) está constituido por receptores específicos del olfato, para el caso del olfato, y de receptores específicos del gusto, para el sentido del gusto; y a ambos les acompañan receptores del tacto, por lo que cuando hablamos de sabor hemos de tener presentes no solo los receptores del olor y del gusto, sino también los receptores táctiles que los acompañan. Además de todo ello hay que saber que en la nariz también hay receptores hormonales (sexuales y no sexuales).Tanto el sistema olfativo como el gustativo comparten su función con el sistema nervioso neurovegetativo (encargado de acciones automáticas, como puede ser el estornudo o el vómito) y con el sistema nervioso neuromotor (encargado de acciones voluntarias tales como el olfateo y la masticación).Hay que añadir que el olfato no solo detecta los olores del medio externo de la persona, sino que también detecta los estímulos olorosos del propio cuerpo: se denomina exoolfación (a la olfación de lo exterior) y endoolfación (a la olfación de lo interior).La información del sentido del olfato circula a lo largo de una ruta, que va de la nariz hasta el cerebro, desencadenando a lo largo de su camino, emociones, sentimientos, creencias, criterios y valores que serán los encargados de modelar nuevos conceptos y nuevos estados de la persona. Ocurre, sin embargo, que las experiencias sensoriales olfativas son modificadas por los conocimientos o ignorancias previas que poseemos como personas.

Josep de Haro 
Hospital de Badalona

Más información: www.percepnet.com/ciencia/filoosmosofia_cien1211

 

Red Olfativa Española • Instituto Cajal • Av. Doctor Arce, 37 • 28002 Madrid (España) • Tel.: +34 915854750 • Fax.: +34 915854754